Todavía recuerdo cuando fui a buscarlo a Madrid, cargo, yo estaba de los nervios. Había pasado mucho tiempo desde que fui a visitar a su criadora, Shelly Bennet y conocer a Thomas, padre de Jack, un Akita espectacular y a Megan, su madre, Una hembra de gran tamaño, difícil de encontrar hoy en día. Desde aquel momento supe que había hecho la mejor elección. Ahora solo tocaba esperar a que nacieran los cachorros. ……